MIGUEL HERNÁNDEZ. UN POETA PARA ESPIRITUS JÓVENES

Con este estudio, Jesucristo Riquelme pretende acercar la figura del poeta Miguel Hernández a los más jóvenes. Junto a una antología de 50 poemas y un detallado estudio estilístico y biográfico, este libro recoge las claves de la poesía del escritor oriolano, además de fotografías y documentos que proceden del propio archivo familiar, algunos inéditos hasta la fecha. El valor de esta obra estriba en la sencillez y claridad de lenguaje con que Riquelme retrata a Miguel Hernández. Sin florituras y con una narración amena podemos hacer un recorrido deteniéndonos en lo más destacado de la vida y obra del poeta. Este libro, recién publicado a principios de octubre de 2009, supone, además, un completo análisis de su poesía, orientado hacia el alumnado de 2º de bachillerato ya que, con motivo del Centenario del nacimiento del poeta, este próximo año 2010, Miguel Hernández, será autor de obligado estudio para la prueba de Acceso a la Universidad. Así pues, “Miguel Hernández. Un poeta para espíritus jóvenes” pretende ser una herramienta para la preparación del comentario de texto poético que aparecerá en dicha prueba.

La edición de 173 páginas corre a cargo de la editorial valenciana ECIR, que contribuye así al Centenario de Miguel Hernández e inaugura, con esta antología analizada, su colección de literatura orientada a la educación secundaria. Además la editorial pone a disposición del profesorado el cuaderno “Taller de Actividades”. Se trata de un material complementario con el que se pueden evaluar los conocimientos adquiridos sobre la vida y la obra del poeta de una manera dinámica y lúdica. El autor propone dos formas de hacerlo: por un lado, la realización de un concurso literario, por otro y para niveles más avanzados, actividades relacionadas con el análisis temático y estilístico.

La publicación está presentada en encuadernación rústica cosida y pegada. La cubierta se ha impreso a modo de sobrecubierta, en un color sepia de tonos claros, que predominan tanto en la portada como en la contraportada. En la portada aparecen todos los elementos descriptivos del libro, tales como título, autor, editorial y una reseña gráfica representativa del contenido. Los títulos y subtítulos aparecen en color blanco y negro para que destaquen sobre el fondo. Y además tenemos una foto de Miguel Hernández adolescente. En la contraportada podemos ver, en primer lugar, unos versos del poema “Llamo a la juventud”, de Miguel Hernández:

“La juventud siempre empuja
la juventud siempre vence
y la salvación de España
de su juventud depende”.

A continuación de estos versos tenemos un breve texto en el que se exponen las razones por las cuales la poesía de Miguel Hernández sigue estando vigente en nuestros días y la conexión de los temas de su poemario con la ideología de la edad adolescente: el amor, la justicia, la entrega, las utopías de paz y de mundos mejores a los que nos toca vivir. Estas razones se exponen a modo de justificación del porqué de este libro y por qué Miguel Hernández.

Tanto en la portada como en la contraportada hay dos aletas o solapas. En la delantera podemos encontrar un breve resumen con la biobibliografía del autor. La solapa trasera está en blanco.

La primera hoja del libro es una réplica de la portada en blanco y negro donde pueden leerse los mismos títulos que en la portada y la foto de Miguel Hernández aparece completa junto a su firma. La segunda hoja la componen una serie de dedicatorias del autor junto a unos versos de Miguel. En la tercera hoja podemos leer algunos comentarios de los poetas Pablo Neruda, Vicente Aleixandre, y Juan Ramón Jiménez dedicados a Miguel Hernández y a su poesía.

Y a partir de aquí el autor nos adentra en el estudio biográfico y poético de Miguel Hernández. El libro sigue la siguiente estructura:

  1. Índice
  2. Prólogo
  3. Semblanza biobibliográfica.
    1. El mundo externo (1910 – 1934)
    2. El encuentro con los otros: amistad y amor. Juventud sin amores no es juventud (1934 – 1936)
    3. La poesía de guerra: el poeta – soldado (1936 – 1938)
    4. Poesía intimista y poesía carcelaria (1938 – 1941)
    5. Conclusión. Miguel Hernández, que en las venas de la tierra se escogió.
  4. Antología: 50 poemas, con anotaciones para su comprensión.
  5. Breve análisis temático y estilístico.
    1. Miguel Hernández y la naturaleza.
    2. El amor en la poesía de Miguel Hernández.
    3. Vida y muerte en la poesía de Miguel Hernández.
    4. El compromiso social y político en Miguel Hernández.
    5. Imágenes y símbolos en la poesía de Miguel Hernández.
    6. Tradición y vanguardia en la poesía de Miguel Hernández.
  6. Álbum de fotos e ilustraciones en color.

El prólogo, a cargo también de Jesucristo Riquelme, enmarca la figura de Miguel Hernández dentro del contexto histórico en el que transcurre su vida y su producción poética. Este marco social es importante para entender el devenir de los acontecimientos en los que el poeta se vio envuelto. La II República, el estallido de la guerra, las ansias de Miguel de cortar las ataduras sociales y morales que venía arrastrando desde su Orihuela natal y el desgraciado desenlace de su historia como hombre y como poeta. Todo ello queda reflejado en sus poemas y en los actos que, como hombre comprometido con su época, le llevaron hasta el final de su vida en una cárcel.

La semblanza bibliográfica que le sigue a continuación es fresca y fácil de leer. Con gran rigor histórico en datos y fechas, Riquelme consigue que se vea a Miguel Hernández como lo que fue: un hombre que luchó, desde el principio en que se supo poeta, por hacerse escuchar e intentar cambiar el mundo con su poesía. Y además, sin restarle un ápice de realidad a la historia, podemos ver a Miguel Hernández como un auténtico héroe de su tiempo. Un héroe que luchó por lo que quería en todo momento, sin renunciar a sí mismo; que se ilusionó con la poesía; que perseveró en todos sus intentos; que amó con todo su corazón; que con la única arma de su voz peleó por una España que consideraba mejor; que siendo padre conoció la pérdida prematura de su hijo; que se desilusionó con los hombres y que mantuvo la esperanza en ellos al final de su vida: “… Dejadme la esperanza…”.

Con gran acierto, Jesucristo Riquelme relata la vida de un Miguel cercano y en cuya piel es fácil ponerse a través de las páginas de este libro. 

Al mismo tiempo que transcurre la vida del poeta podemos ver también cuál es su evolución poética. Ligada a sus vivencias personales, la poesía de Miguel sufre varias transformaciones, desde su “Perito en lunas”, una obra con tintes gongorianos, ingenua e inocente en cuanto a temas, hasta su poesía más cruda y social durante la guerra civil, en que la voz de Miguel se convierte en “viento del pueblo”.

Después de crecer, evolucionar, recitar, sufrir y morir con Miguel, nos encontramos con una completa antología de 50 poemas insertos en las diferentes etapas por las que pasa el poeta. Siguiendo el mismo esquema en que se divide la anterior semblanza bibliográfica, Jesucristo Riquelme divide la obra poética de Miguel. La antología está acompañada de un repertorio completísimo de notas donde se aclara el vocabulario y en las que se aporta, también, pequeños comentarios poéticos y estéticos. Los poemas más representativos de la obra de Miguel son los que aparecen aquí: “Pastoril”, “Te me mueres de casta y de sencilla”, “Un carnívoro cuchillo”, “Nanas de la cebolla” (p.97), la “Elegía a Ramón Sijé” y algunos más curiosos como “En mi barraquica” escrito “… en habla vulgar huertana, próxima al panocho, el dialecto de las huertas de Orihuela y de Murcia unidas por el río Segura...” (p.59).

Cada una de las etapas poéticas de Miguel Hernández se nos presentan con notas sobre su vida o el momento político o social que se estaba dando en ese momento, sirviendo así de material complementario para entender el poema o el contexto en el que fue escrito y por qué.

La última parte del libro se centra en el estudio temático y estilístico de la poesía de Miguel Hernández. Se analizan aquí las diferentes palabras, expresiones y metáforas que Miguel utiliza a lo largo de todo su poemario o en momentos puntuales del mismo, dependiendo de la etapa de su vida en que transcurren los poemas. Términos como la luna, el toro, el rayo o la tierra conforman una parte muy importante del imaginario del poeta, tomando en cada poema un significado diferente.

Así, por ejemplo, la luna aparece como paradigma del comportamiento de la naturaleza, como símbolo del proceso creativo del escritor o como elemento representativo de la fecundidad.

En este sentido, es importante conocer a qué se refiere el poeta y qué intenta transmitir valiéndose de estas palabras, por lo que supone un gran acierto incluir en este libro un completo análisis temático y estilístico que permita al lector entrar con mayor profundidad en la poesía del maestro de Orihuela. Además, este es un tema imprescindible de cara a la prueba de Selectividad.

En última instancia, Riquelme complementa su trabajo con unas páginas finales dedicadas a documentación fotográfica con algún material inédito perteneciente al archivo de los herederos y que sirve para contextualizar mejor al poeta y a su obra.

Se incluyen aquí portadas de las primeras ediciones de sus libros, fotografías de las tres mujeres que marcaron su vida: María Cegarra, Maruja Mallo y, por supuesto, Josefina Manresa; una foto de su estancia en la URSS y material documental valioso, esclarecedor y muy crudo como la lista de propiedades de Miguel Hernández a su muerte, en el Reformatorio de Adultos de Alicante o las cartas que, escondidas en una lechera, escribía Miguel, en papel higiénico a Josefina:

“Me dice el forense que habéis buscado un especialista para la operación. Traedle hoy mismo que estoy desesperado de verme así. No dejéis de hacerlo. Se retrasa ya mucho y me consumo por la fiebre” (p. 190).

En definitiva, este librO constituye una síntesis muy completa sobre la persona de Miguel Hernández a nivel humano y a nivel poético. Una herramienta de trabajo para estudiantes básica e imprescindible si se quiere conocer a fondo al poeta y un retrato que justifica y refleja con creces la importancia de Miguel Hernández en la poesía y en el ámbito cultural de entonces y ahora. Apunta Riquelme el “lugar estelar que ocupa Miguel entre los poetas españoles mejor considerados por los jóvenes de todas las edades”. Es, como bien describe el autor en la contraportada del libro “el escritor cuyos poemas más han sido musicados en el ámbito hispano y en todos los estilos: desde Reincidentes o lo Primates, de estética Punk hasta los rockeros de Ann Alley RNR Club, el pop clásico de Serrat y Silvio Rodríguez y hasta los sones flamencos de Camarón o la Barbería del Sur. Sin dejar de lado a los más actuales como Amaral o Nacho Campillo de Tam Tam Go”.

Todos los valores propios de la juventud se respiran en las páginas de este libro y la pasión, el idealismo arrollador que se desprenden de los poemas de Miguel son la mejor carta de presentación a través de la cual Miguel es capaz de llegar a los corazones de los jóvenes de todas las generaciones.

En palabras del autor, “Miguel Hernández es un poeta para espíritus combatientes: un poeta para apasionados del amor, para emprendedores del trabajo, de la justicia y de la solidaridad, para idealistas que luchan por hacer, de las utopías de ayer, los derechos de hoy. Un poeta que alumbra y mueve conciencias con el don y el látigo de su palabra. Un poeta necesario”.


Elisa Berná Gambín


Subir