Entrevista a Katy Parra

Biografía

  • Katy Parra Carrillo, nació en Totana (Murcia,1964).
  • Cofundadora de los Grupos Literarios Espartaria y Jitanjáfora
  • Coordinadora de talleres de poesía en diferentes centros de la Región de Murcia.
  • Colaboradora en prensa, radio y en varias antologías de ámbito regional y nacional.
  • Algunos de sus poemas han sido traducidos al inglés, francés e italiano.

Libros publicados

  • Acordes en Soledad,   Murcia. 1997
  • Síntomas de Olvido,   Madrid. 2000
  • Espejos para huir hacia otra orilla, Toledo. 2004
  • Coma Idílico,  Editorial Hiperión.
  • 2008 Por si los pájaros, Editorial Visor. 2008

Premios:

  • 2000. 1º accésit del Premio Nacional de poesía “Ciudad de Jumilla”, Murcia.
  • 2003. XXVIII Premio Nacional de poesía Rodrigo de Cota “Ciudad de Toledo”.
  • 2005. Finalista en el V Premio Nacional de poesía “Dionisia García”, Murcia.
  • 2008. Premio Internacional de Poesía Miguel Hernández. Comunidad Valenciana 2008
  • 2008. Premio de Poesía Villa de Salobre
  • 2008. Premio de Poesía en lengua castellana Viaje del Parnaso (Valdepeñas)
  • 2009. XXV Premio Internacional Jara Carrillo de poesía de humor
Cuestiones
Usted comenzó su actividad poética muy joven. ¿Cuáles han sido sus referentes a la hora de escribir poesía?

 Creo que todos comenzamos a escribir intentando imitar a otros poetas a los que admiramos. Mis referentes los encontré entre los versos de grandes poetas como Miguel Hernández, Bécquer o Machado.


¿Cómo se compatibiliza  el trabajo de empresaria con su vocación de poeta? ¿Piensa que se puede vivir de esto?

La poesía es egocéntrica por naturaleza y te requiere por completo. Es difícil compatibilizarla con cualquier trabajo. Se hace lo que se puede. Otra cosa es poder vivir de ella. Ese es un privilegio de los escritores más reconocidos y consolidados, aquellos que cuentan con un caché y un prestigio suficiente para poder permitirse ese lujo. Los demás nos conformamos con que de vez en cuando nos dé una sorpresa, una alegría.


¿Se siente usted profeta en su tierra, en relación con su actividad poética?

Bueno, la verdad es que me he sentido más valorada fuera de aquí. Supongo que eso es normal. De todos modos tampoco me puedo quejar. En mi tierra también hay mucha gente que me quiere y me respeta… y me lo ha demostrado.


Sabemos que ha recibido diferentes galardones, el último de ellos hace tan sólo unos pocos meses. Permítame preguntarle por uno concretamente. ¿Qué significó para usted el Premio Internacional de Poesía Miguel Hernández?

Sin ánimo de menospreciar ninguno de ellos (todos han sido importantes para mí), el Premio de Poesía Miguel Hernández, ha sido el más emotivo. No sólo por el prestigio que tiene ganar este premio sino porque llevaba el nombre de uno de los poetas que más admiro. Este premio marcó un antes y un después en mi vida como escritora de versos.


Este año celebramos el Centenario de Miguel Hernández. Háblenos sobre el poeta. ¿Qué opinión le merece su obra?

Miguel Hernández nos dejó con su magnífica obra una de las cosas más difíciles de conseguir en poesía: transmitir la máxima belleza de las palabras con su sencillez y su verdad. Es un buen ejemplo para representar lo más sublime de la poesía.


¿Conoce el trabajo que se realiza desde la Fundación Cultural Miguel Hernández?

Aunque no lo conozco en profundidad, sí que sé lo suficiente para decir que están haciendo un trabajo admirable y que gracias al esfuerzo de estas personas, conocemos más y mejor la vida y la obra de este grandísimo ser humano y  poeta  que fue Miguel Hernández.


 Para terminar este breve cuestionario, nos complacería conocer sus proyectos de cara al futuro.

En estos últimos meses estoy trabajando en un nuevo libro de poemas y en una novela que se me resiste. Todavía estoy con las presentaciones de Coma idílico y Por si los pájaros, que como bien sabéis, coincidieron en el tiempo con los premios Miguel Hernández y Viaje del Parnaso respectivamente. También he terminado, recientemente, un libro de poesía infantil.

Mis principales proyectos son seguir escribiendo y seguir aprendiendo un poco cada día.


Rosa I. Pina Cutillas

Subir