Entrevista a Arcadio López-Casanova, Jurado del Premio Nacional "Miguel Hernández" de Poesía 2010

Arcadio López–Casanova nació en Lugo en 1942. Es catedrático de Lengua y Literatura Española, doctor en Filología y profesor titular de la Universidad de Valencia. Ha obtenido, entre otros, los Premios de la Fiestas Minervales (1962, 1963, 1964), Premio Noriega Varela (1967), Premio Adonais (1978), Premio de la Crítica–Galicia a la Creación Literaria (1983), Premio Internacional Ciudad de Melilla (1991) y Premio Tiflos (1996). La Real Academia Gallega le concedió el Menéndez Pidal de Investigación en 1972. Es uno de los más importantes poetas con que cuenta hoy Galicia en lengua gallega.

Algunas de sus publicaciones han sido “Memoria dunha edá” (1976), “Liturgia do carpo” (1983), “Noite do degaro” (1994), “Asedio de sombra” (1997) y “Herdo do Canto” con el que ganó la cuarta edición del Premio de Poesía Caixanova en 2006.

Ha realizado varios estudios sobre Miguel Hernández y publicado “Miguel Hernández, pasión y elegía” (1993) en la editorial Anaya.

Fue miembro del jurado del Premio Nacional de Poesía “Miguel Hernández” en 2007 y repite este año 2010, Año Hernandiano.


“CREO QUE UN PREMIO O LA EDICIÓN DE UN LIBRO ES, DEFINITIVAMENTE, UN MODO DE AYUDAR A LA POESÍA”

Arcadio López-Casanova

1- Repite usted como jurado del Premio Nacional de Poesía Miguel Hernández ¿Cuál ha sido el nivel que ha percibido en los candidatos con respecto a ediciones anteriores?

Pues más o menos igual. Hay un punto en los libros en el que prácticamente todos coincidimos. Son libros valiosos, muy distintos en su gramática y su estilo y por lo tanto el nivel es importante e interesante.

2- ¿Ha sido más difícil la elección?

Siempre es muy reñida porque hay libros que coinciden en el número de votos, aunque casi todos los miembros del jurado coincidimos en la elección del libro. Llegar al punto en el que se destaque uno es siempre difícil. Hay que afinar y entran ahí aspectos muy concretos, muchos detalles y los gustos personales de cada jurado, pero yo creo que ha salido un libro muy interesante y los finalistas también lo han sido.

3- Esta es ya la novena edición del Premio Nacional de Poesía Miguel Hernández. ¿Considera que este es ya un premio consolidado en el panorama de certámenes españoles?

Yo creo que sí, por el número de libros que cada año optan al premio, y lo que yo he venido viendo en la calidad de los libros, que es muy sostenida. Eso es lo que da prestigio al premio y lo que hace que esté asentado. Además es importante que se otorgue a poetas jóvenes, aunque esto no quiere decir inexpertos ya que demuestran una alta calidad literaria.

4- Usted también ha participado en numerosos premios literarios. ¿Cree que esta es una buena forma de impulsar la producción poética en España?

Claro, yo creo que estamos en tiempos muy menesterosos para la poesía. Desgraciadamente, se lee muy poca poesía, se entiende muy poco y se vende muy poco. Todo lo que se haga desde fundaciones, instituciones, editoriales y sobre todo, entre los jóvenes, como comentar la escritura y la lectura, es importante. Creo que un premio o la edición de un libro es definitivamente un modo de ayudar a la poesía, que lo necesita mucho.

5- ¿Qué desvela o aporta para usted, desde el punto de vista poético, la obra ganadora?

La obra ganadora es, en primer lugar, una obra muy bien estructurada. En segundo lugar, esa estructura responde a que cuenta una historia en un fondo urbano. Es una historia por una parte personal y por otra parte generacional, ya que relata unos modos de vida, unas actitudes, unos comportamientos, unos sentimientos que son de ese “yo” que habla en el libro. Pero también, y nos lo dice, son los comportamientos de una sociedad y una juventud urbana. En tercer lugar, está expresado en un lenguaje muy logrado, cercano al coloquialismo, pero sin caer en prosaísmo. Por lo tanto, es un libro que tiene un aliento lírico muy sostenido y muy narrativo, y eso es lo importante, que tenga estructura, que tenga unidad y que no caiga en determinados puntos.

6- ¿Ser miembro de este jurado le permite tener una visión del panorama poético actual?

Sí, claro. Ser jurado en varios premios le da a uno una idea del tipo de poesía que se está haciendo y que completa la lectura que habitualmente se tiene. A mí, este año, me llamó mucho la atención que había varios libros, que quedaron muy bien ante el jurado, cuyo tema principal era de amor. Lo cual quiere decir, que parece que la temática amorosa y las historias de amor interesan para la poesía, y eso está muy bien.

7- Existen otro tipo de certámenes poéticos, como el que ha sido convocado por la Asociación Cultural de Orihuela 2m10 en homenaje a Miguel Hernández que consiste en mandar un poema por sms. ¿Qué opina de este tipo de iniciativas? ¿Cree que es lícita esta forma de hacer poesía?

Yo soy un gallego muy primitivo. El móvil sólo lo llevo porque se empeña mi mujer cuando viajo, y apenas lo sé manejar. De todas formas, creo que todo lo que sea aprovechar los medios que tenemos hoy a nuestra disposición como Internet o el móvil en beneficio de la poesía me parece muy bien. Evidentemente, yo ya soy de otra generación y todos estos aparatos me sorprenden muchísimo, no estoy muy habituado. No soy, ni siquiera de escribir en el ordenador, sino en el folio y a mano siempre, con unos determinados bolígrafos o rotuladores y en determinados colores. Soy muy maniático de las formas de escritura.

8- Miguel Hernández fue un poeta comprometido con su tiempo, ¿Existe actualmente poesía comprometida de este calibre, como la de Miguel?

Yo creo que lo importante no son los adjetivos que tenga la poesía, lo importante es la calidad de la poesía. Luego hay determinados momentos históricos como los que vivió Miguel Hernández, en este caso la Guerra Civil, que evidentemente llevan a una determinada poética. Es el tiempo histórico el que dicta, el que te lleva a una determinada poética. En estos tiempos, si no exactamente del tipo de compromiso civil o político, hay otros tipos de compromiso. La sociedad en la que estamos viviendo sigue siendo una sociedad muy injusta, una sociedad de marginados, una sociedad del hambre, y esto, también nos tiene que llevar a un tipo de poesía de compromiso, un tipo de poesía humana.

9- ¿Considera importante esta función social en la poesía o el poeta debe limitarse tan sólo a crear?  

Yo creo que hay que dejar en libertad absoluta al poeta. Soy partidario de que cada uno tiene que crear aquello que sienta como más auténtico. Lo que no se puede es escribir, que sucede mucho, de acuerdo con modas. Cada uno tiene que encontrar su modo singular, su voz personal, sea de temática amorosa, social o crítica. Es posible que en determinados momentos, como hablábamos, los tiempos exijan determinadas temáticas, pero tampoco vamos a negar que en esas circunstancias se escriba sobre el amor personal. En la literatura y en el arte, en general, lo fundamental es la búsqueda de un modo personal.

10- ¿Se sumará usted a alguno de los actos programados para el Centenario de Miguel Hernández? 

Pues supongo que sí, esperemos. La Universidad de Valencia va a publicar un libro que reúne una serie de estudios sobre Miguel Hernández. Y por lo tanto también desde aquí aportaremos al Centenario una obra que, espero, sea significativa.

11- ¿Podría adelantarnos algo sobre este proyecto?

Son una serie de estudios realizados por especialistas en la obra de Miguel Hernández y trata de su poesía, sus obras de teatro, de las fuentes y las influencias literarias y las relaciones de amistad que tuvo Miguel Hernández. Hemos querido que abarcase todas las perspectivas de su obra, tanto poesía y teatro, como ese aspecto, que en él fue tan importante, y que fue una serie de relaciones de amistad que vivió con poetas como Aleixandre o Neruda, las cuales le influyeron muchísimo. Esperemos que estos estudios aporten algo al Centenario.

12- ¿Le gustaría añadir algún comentario más sobre la obra ganadora o su autor?

Creo que el hecho de que el ganador sea un profesor de literatura está muy bien. Que se una el profesor de literatura con el creador literario. En la poesía española hay una larga tradición del poeta-profesor, así que yo creo que es una garantía. Como profesor y poeta sabrá inculcar mejor a las juventudes el gusto por la poesía.

Pilar Fernández Vidal
Elisa Berná Gambín


Subir