Entrevista a Francisco Esteve, Jurado del Premio Internacional de Periodismo “Miguel Hernández” 2010

“Mi aspiración ha sido siempre que Miguel Hernández sea valorado, no solamente como persona y como escritor, sino  también desde el punto de vista académico” 

Natural de Pinoso (Alicante), Francisco Esteve es doctor en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid, así como catedrático de Periodismo en la Facultad de Ciencias de la Información de la misma. Es graduado en Sociología Política y titulado en Sistemas de Documentación Científica.

Es presidente de la Asociación de Amigos de Miguel Hernández, fundada en 1980 por Vicente Aleixandre, Antonio Buero Vallejo y Josefina Manresa.

Desde 1990, es director, de la revista hernandiana SILBOS, y también patrono de la Fundación Cultural Miguel Hernández.

Fue miembro del Comité Organizador del II Congreso Internacional sobre Miguel Hernández, celebrado en Madrid en octubre de 2003. Obtuvo el Premio Internacional de Periodismo Miguel Hernández en el año 2006.

Recientemente se le ha concedido la dirección de la cátedra Miguel Hernández en la Universidad ilicitana que lleva el nombre del poeta.

Entrevista

-A usted se le concedió el Premio Internacional de Periodismo Miguel Hernández en el año 2006. ¿Qué significo para usted? ¿Piensa que este premio se ha consolidado como una referencia?

Yo considero que dentro del mundo hernandiano  este premio de Periodismo tiene una resonancia y una referencia importante y para mí fue un honor poder recibirlo.

Lo que se premió fue una serie de publicaciones que realicé durante todo ese año en distintos medios, tanto españoles como extranjeros y a través de este premio pude unirme a la ya larga relación de premiados de Periodismo Internacional de Miguel Hernández.

-¿Qué opinión le merecen los trabajos presentados este año al Premio Internacional de Periodismo Miguel Hernández, y más concretamente el trabajo ganador?

Creo que todos responden al objetivo del premio que es fomentar la difusión y el conocimiento de Miguel Hernández, cada uno desde un punto de vista, unos cronológicos y otros más bibliográficos pero todos tienen diverso interés y relevancia. Lo único es  que de todos hay que elegir uno y es una situación un tanto difícil por la variedad y número de publicaciones que se han presentado. En éste nos ha llamado la atención sobre todo el estilo literario en el que está escrito, es un estilo en el que se recoge gran parte de la terminología hernandiana porque el autor se nota que es un gran conocedor de la obra hernandiana, ya que florece  a lo largo de todo el artículo la terminología  y el espíritu de la obra de Miguel.

-Hemos leído bastante sobre la obra poética de Miguel Hernández. Háblenos sobre la otra faceta de Miguel Hernández, la periodística.

Miguel es un escritor polifacético, no solamente tiene el aspecto poético sino también el dramaturgo, el ensayo, la crónica y periodísticamente.

Miguel Hernández ya desde sus inicios intentó ser periodista lo que pasa  que no pudo acceder al periodismo desde el punto de vista académico, pero  profesionalmente sí se puede considerar a Miguel Hernández periodista, porque ha cumplido todos los requisitos de la labor periodística es decir, desde ser redactor, cronista, editorialista, ha hecho reportajes, crónicas de guerra y  también  fue editor, creador y director de algún taller épico como por ejemplo, el “Frente Extremeño” que hizo cuando estuvo en Castuera, Badajoz. Él fue como responsable del Altavoz del  Frente, que era una división dentro del Quinto Regimiento especializada en la difusión de la cultura y una de las principales actividades que hizo fue editar ese periódico en el Frente y ahí publicó algunas de sus obras poéticas.

Nuestra más sincera enhorabuena por el nombramiento de director de la Cátedra Miguel Hernández. ¿Qué ha significado este nombramiento para usted, que ha dedicado parte de su vida a estudiar la vida y la obra de Miguel Hernández?

Es una responsabilidad porque supone darle a Miguel Hernández un aspecto más académico.

Miguel Hernández ha sido muy estudiado y ha habido muchas publicaciones, pero desde el punto de vista académico… Nada mejor que la Universidad Miguel Hernández, lo de menos es que sea yo o no el director, lo importante es que exista dentro de la propia universidad una cátedra dedicada a la divulgación, al estudio, a la investigación, a fomentar tesis doctorales, seminarios... Yo creo que va a ser una labor bastante ardua pero para mí muy ilusionante, porque recoge mi aspiración, que ha sido siempre que Miguel Hernández sea valorado, no solamente desde el punto de vista como persona y como escritor, sino  también desde el punto de vista académico.  

-Estamos metidos de lleno en el Centenario. ¿Qué le parecen los actos que se están llevando a cabo?  ¿Piensa que están a la altura?

Pienso que ha habido una respuesta general  y popular, sobretodo popular, es decir que no es solamente un Centenario diseñado en un despacho ministerial, sino que ha sido un Centenario que ha brotado del pueblo como decía Miguel “el poeta tiene que ser viento del pueblo”, ese viento se ha convertido en un tsunami porque en realidad el pueblo ha respondido a esa convocatoria de Miguel en su Centenario con múltiples actividades que van desde asociaciones de vecinos, colegios, institutos, universidades, entidades sociales y populares que cada uno quiere participar en alguna modalidad en el  Centenario de Miguel Hernández.

-El pueblo a respondido a la convocatoria ya que, en apenas dos semanas se han agotado las plazas para la primera edición de la Senda del Poeta. ¿Se esperaba esta respuesta por parte de la gente en tan poco tiempo?

Esto es algo que empezó con una docena de personas hace doce años nada más y se ha convertido en una actuación masiva.

-Usted ha señalizado la ruta de Miguel Hernández en Madrid. ¿Sorprende la intuición que tuvo Miguel Hernández al llegar a Madrid y conocer a los que más tarde fueron premios nobel como Neruda o Aleixandre?

Yo creo que Madrid fue la puerta por la que Miguel Hernández accedió a la historia de la literatura española y nada menos que entró de la mano de tres grandes premios nobel como fueron Vicente Aleixandre, Pablo Neruda y Juan Ramón Jiménez. Aparte de su valía personal, de su talla como escritor y como poeta, contó con esa ayuda que fue un reconocimiento que le valió el ser reconocido hoy día como uno de los grandes literatos del siglo XX.

¿Encuentra alguna semejanza entre Miguel Delibes (fallecido recientemente) y Miguel Hernández?

Ambos son de una extracción popular. Su obra está muy ligada a la naturaleza y tienen una gran incidencia de divulgación en el pueblo. Ambos además de llamarse Miguel, están muy unidos a su tierra, a su entorno, a su lugar de nacimiento. Son grandes defensores de la naturaleza a través de la escritura y de la poesía.

-¿Asistirá al III Congreso Internacional sobre Miguel Hernández? ¿Participará con alguna ponencia?

Formo parte del Comité Organizador del Congreso y tengo una ponencia precisamente como “Miguel Hernández periodista”.

Desde el punto de vista del periodismo es una faceta que se ha estudiado pero quizá no suficientemente, todavía hay que destacar esa labor periodística que tuvo Miguel.

-¿Se seguirá hablando de Miguel Hernández después del Centenario?

Y si no se habla, insistiremos para que así sea. Seguiremos luchando como rayo que no cesa para que se siga hablando. No solamente hablando, sino leyendo, que es lo que hay que hacer. Un Centenario tiene que servir no solo para hablar de Miguel Hernández, sino especialmente, para leerlo.


Rosa I. Pina Cutillas
Esther García Mazón
Fotógrafo: Santiago Mirete

Subir